Una buena higiene del lugar de trabajo reduce el absentismo laboral

 Cuando esto ocurre, el empleado no acude al trabajo, lo que reduce la productividad de la empresa, afecta el nivel del servicio que se presta, y deteriora la confianza y la satisfacción del cliente.

En este sentido,recomendamos incentivar las buenas prácticas de higiene en su lugar de trabajo, mediante las siguientes recomendaciones:

  • Realizar una limpieza exhaustiva y periódica de las instalaciones.
  • Poner a disposición de los empleados las herramientas adecuadas para limpiar el teléfono, el ratón, el teclado y todos aquellos elementos que rodean el lugar de trabajo.
  • Concienciar a los empleados para que efectúen una correcta higiene de manos. Mantener limpias las manos es una de las maneras más importantes de prevenir la propagación de infecciones y enfermedades.

Minimizar la propagación de infecciones es una preocupación en todos los ámbitos de la vida, pero especialmente en las empresas, donde un brote no sólo afecta a la prestación del servicio y a los beneficios de la empresa, sino también daña la satisfacción de los clientes y la moral de los empleados.

Con estas medidas de higiene, todos salen ganado. Mantenga limpias sus instalaciones, genere hábitos higiénicos efectivos y evite que sus empleados enfermen.